A qué se le llama Vinilo y por qué surge como una buena opción para decoración de interiores

La decoración de interiores suma recursos, modos, estilos y opciones, para que cada persona pueda decidir que es lo que más se ajusta a sus posibilidades. El Vinilo, como método para decorar y darle una nueva visión a las paredes o espacios del hogar se presenta en este sentido como una oportunidad muy interesante, para aportar sobre todo una veta original, por fuera de lo tradicional que puede ser volver a pintar o cambiar de color. Además, en contrario a lo que puede pensarse, se trata de una opción que tiene lugar tanto en el interior como en el exterior de la casa, claro que variando su composición y formato, pero de todas maneras no dejar de ser una alternativa a las pinturas de exterior.  

El Vinilo, en su faceta decorativa para el hogar, se trata de un elemento adhesivo que se coloca sobre las paredes que se pretendan modificar a nivel estético. Tienen una composición plástica con aleación, hecha de cloruro de polivinilo (PVC). Esto les imprime durabilidad y resistencia. Se los denomina técnicamente como vinilos flexibles, ya que si toma como referencia a los "discos de vinilo", que son estructuras duras capaz de quebrarse, en este caso se encuentra generalmente al vinilo para decoración de interiores o exteriores, en rollos, como pueden ser telas o cortinas blackout y sun screen, pero que se van desplegando (pegando) sobre la superficie elegida. 

Los principales beneficios que instalan a los vinilos de decoración como un formato que crece en su utilización y asciende en popularidad, son el precio (en comparación a pintar o usar otros productos), la facilidad para colocarlos, la variedad, versatilidad y su capacidad de diseños personalizados. Además, otro plus importante es que al momento de retirarlos no se daña la superficie original, sea una pared de hormigon, un vidrio, madera o cualquier otra. 

vinilo de decoración 

¿Donde se colocan los vinilos de decoración? 

El lugar para colocar los vinilos de decoración puede ser cualquier lugar, eso dependerá de las necesidades personales y los deseos también que cada persona tenga respecto a lo que imagina, piensa o planifica para sus espacios del hogar. Ahora bien, ¿Es real que se pueden colocar en cualquier lado? Al ser un adhesivo, realmente se lo puede ubicar en todo tipo de superficies, pueden ser paredes salas, dormitorios, baños, cocinas o comedor. Nuevamente aquí es importante destacar, que se amoldarán al diseño o contexto general del ambiente y eso estará supeditado al plan o decisión de cada individuo que los elija como alternativa. 

Sin embargo, no solo se usan o están apuntados a cubrir paredes, sino que se pueden elegir para renovar muebles, puertas, ventanas u otras aberturas, techos, cristales y vidrios, pisos y hasta electrodomésticos. En esa variedad, que ya mencionamos como uno de los beneficios, reside sin dudas el gran valor del vinilo. Convertir suelo de cerámica en un aparante parquét, una mesa plástica sencilla en un mueble de diseño o una pared en un mural personalizado, es el camino que propone el vinilo de decoración. 

 Vinilo de decoración exteriores

Tipos de vinilo para decoración en interiores o exteriores

 Hay diferentes tipos de vinilo en los que puedes confiar para cubrir tus superficies. A continuación te enumeramos los más destacados y a la vez los más fáciles de conseguir, con las especificaciones de cada caso, para que sepas en que lugar del hogar pueden quedar mejor o como te conviene utilizarlos. 

Vinilos tradicionales o clásicos: Son los más baratos y la opción claramente que más oferta tiene en el mercado, por lo que no te será difícil conseguirlos. De todas formas es importante cerciorarse de que sean de calidad, para evitar que se deteriore rápido y tener que cambiarlo. 

Vinilos lavables: Este tipo de vinilos son algo más costosos, pero su superficie es mucho más generosa en cuanto a resistencia y durabilidad, ya que soporta múltiples lavados con trapos o paños húmedos. Si estás buscando darle una nueva cara a una habitación, sala de estar o cocina, sin dudas será la opción más recomendada. 

 vinilo de decoración interior

Vinilo esmerilado: Estilo es especial para exteriores. Si bien en su composición es similar a un vinilo tradicional, cuenta con la peculiaridad de que deja pasar la luz, pero protegiendo la privacidad del interior.  Naturalmente, su resistencia al sol, altas temperaturas y otros factores propios de la intemperie, es mucho mayor. Muchas veces se los coloca en ventanas de grandes extensiones, para evitar el traspaso de calor y radiación solar.

Vinilo de corte: En este caso no son estampas para la totalidad de una superficie, sino retazos o formas específicas para cubrir ciertos detalles. De allí su nombre "de corte". Sirve para superficies planas, onduladas o de otras figuras. Sirve en interior y en exterior de igual manera. Son ideales cuando se busca reformar un mueble, un zócalo de alguna pared o algo más sencillo todavía como una toma de luz, un perchero y por qué no una computadora notebook o celular. 

Enterate como podés colocar un vinilo de decoración en simples pasos

La tarea de colocar un vinilo de decoración en el hogar, no es la más sencilla que puedes realizar, pero tampoco la más complicada. Si es un vinilo de dimensiones más bien pequeñas, es trabajo de una persona, aunque si ya se trata de un adhesivo para una pared completa o una superficie mayor, sería prudente que se realice la colocación entre dos personas al menos, para asegurar el éxito. 

colocar vinilo de decoración

Los materiales que se necesitan son simples: cinta de papel, una espatula, una tijera o cuter en su defecto y un rociador con agua. La manera de pegarlos sobre la superficie deseada, que es fundamental destacar que debe ser lisa y estar lo más limpia o pulcra posible, para lo que se utiliza el rociador con agua. Luego, una vez seca la superficie, se coloca el vinilo dándole la inclinación y lugar deseado, con la cinta a modo vertidal que lo divida en dos y lo sostenga. Hay que tener en cuenta que los vinilos traen un papel que protege la parte de pegatina y otro transparente que vela por la cara visible del mismo. 

El primer paso con el vinilo ya dispuesto sobre la superficie, será despegarlo en forma diagonal, con mucho cuidado, sin doblarlo demasiado para que el adhesivo no se enrolle en si mismo. Cuando se descubre una mitad, se corta el papel que protegía el pegamento y se comienza a pegar justamente el vinilo sobre esa mitad de superficie, con la ayuda de la espatula para sacar cualquier tipo de burbuja de aire que quede. El mismo proceso se realiza con la mitad restante y luego, para finalizar, se le retira el "transfer" que es ese material que velaba por la cara visible y diseño del vinilo. Este último paso hay que realizarlo con sumo cuidado también para evitar que parte del vinilo quede adherido al transfer.