Salud

Mitos y verdades sobre las dietas vegetarianas

En los últimos años ha crecido la popularidad de la alimentación vegetariana por diferentes razones: éticas, medio-ambientales, factores religiosos y razones de salud.

¿En qué consiste la alimentación vegetariana?

El vegetarianismo, también conocido como vegetarismo, es el régimen alimentario que tiene como principio dejar de consumir cualquier tipo de carne y pescado. Con frecuencia, la dieta vegetariana no se reduce únicamente a la nutrición, ya que es probable que también se adopte una actitud y un estilo de vida que rechaza otras formas de utilización de los animales para producir bienes de consumo o para la diversión humana; igualmente, se puede tender a una alimentación apoyada en principios ecologistas y naturistas.

¿Cuál es la diferencia entre vegetariano y vegano?

El concepto vegetariano se refiere a una persona que no come carnes, aves, pescados o mariscos, ni productos que los contengan. Los patrones alimentarios de las personas vegetarianas pueden variar considerablemente.

Dentro del vegetariano existen varios modelos que son:

  • El ovo-lacto-vegetariano: se basa en cereales, verduras, frutas, legumbres, semillas, frutos secos, productos lácteos y huevos.
  • El lacto-vegetariano: excluye los huevos además de las carnes, el pescado y las aves.
  • El modelo vegano (o “vegetariano total” o “vegetariano estricto”): es aquel que excluye los huevos, los productos lácteos y el resto de alimentos de origen animal.

En conclusion, se podria decir que el vegano (vegetariano total” o “vegetariano estricto”) no consume productos de origen animal ni producidos por ellos, en cambio el vegetariano dentro de su patron de alimentacion puede tener variaciones considerables. 

¿Se considera sana la alimentación vegetariana? 

Si. Según la Posición sobre alimentación vegetariana de la Sociedad Argentina de Nutrición, los vegetarianos y veganos tienen un perfil más favorable de factores de riesgo metabólicos como lípidos, HTA, diabetes tipo 2, sobrepeso  y un menor riesgo de muerte por enfermedad isquémica cardíaca y tienden a tener un menor riesgo de sufrir cáncer en relación a la población general.

El bajo consumo de grasas saturadas y el alto consumo de verduras, frutas, granos enteros, legumbres, productos de soja, nueces y semillas (todos ricos en fibra y fitoquímicos), son característicos de las dietas vegetarianas y veganas que producen niveles más bajos de colesterol total, de lipoproteína de baja densidad (LDL) y mejor control de la glucosa. Estos factores contribuyen a la reducción de enfermedades crónicas.

¿Los niños pueden llevar una alimentación vegetariana?

Si. La Academia de Nutrición y Dietética de Estados Unidas afirma que las dietas vegetarianas y veganas adecuadamente planificadas, son apropiadas para todas las etapas del ciclo de vida, incluidos el embarazo, la lactancia, la infancia, la adolescencia, la edad adulta, la vejez y para los atletas tambien.

¿Es posible reemplazar los nutrientes de la carne con otros alimentos? 

Si. Cuando este patrón alimentario es bien planificado, como debe serlo cualquier alimentación, es totalmente posible. Lo importante son los nutrientes, con la excepción de la vitamina B12 que debe suplementarse siempre, es posible obtener todas las vitaminas y minerales de los alimentos vegetales. Sin embargo, dependiendo de las circunstancias de cada individuo, los suplementos vitamínicos pueden proveer una vía importante para satisfacer las necesidades nutricionales, especialmente para la vitamina D, el yodo, calcio y DHA, aunque la deficiencia de estos nutrientes no es exclusiva de las dietas veganas. 

¿Que riesgos tiene una dieta vegetariana? 

Ninguno. Lo importante es que sea saludable y bien planificada como cualquier tipo de alimentación. Basar la alimentación aunque sea vegana, en productos ultraprocesados, no incluir legumbres diariamente, no obtener fuentes confiables de vitamina B12, dietas muy restrictivas en calorías o muy poca variedad de alimentos vegetales, puede llevar a deficiencias nutricionales.

Las versiones extremas de dietas veganas, como la dieta crudívora o  frutariana, también suelen ser bajas (o completamente ausentes) en alimentos vegetales altos en proteínas como las legumbres y pueden llevar a una ingesta deficiente de proteínas. Esa es una razón por la cual este tipo de dietas no son adecuadas para niños.

“Por eso es importante recordar, para aquellas personas que decidan llevar adelante una alimentación basada en alimentos de origen vegetal, es aconsejable contar con la asesoria y acompañamiento de un profesional de la nutrición experto en estos patrones alimentarios”. 

 

Contactos de esta nota

María Laura Ubalton
Lic. en nutrición especialista en nutrición vegetariana y vegana
MP. 3180 MN. 8098
Consultorio en Ing Maschwitz, Garin, Benavidez y a través de videollamada.
www.novivesdeensalada.com